CONSULTORÍA BSM ITIL

El aumento de la dependencia entre Empresa y Tecnología hace que una buena parte de los presupuestos dedicados a la infraestructura deban dirigirse a la protección de los activos tecnológicos frente a fallos, es decir a asegurar su disponibilidad y una adecuada calidad de servicio.

Esta idea es la más extendida actualmente por todo el mercado y defendida por fabricantes e integradores, bajo las siglas BSM (Business Service Management).

Desde este punto de vista, el retorno de la inversión (ROI) de un Sistema de Gestión de Servicios IT es claro: las tecnologías de la información (IT) son pieza clave en el éxito del negocio. De hecho, los modelos empresariales actuales imponen nuevos escenarios de inversión donde las herramientas de control y análisis de operaciones sustentadas por Tecnologías de la Información cobran un papel fundamental.

Asegurar el buen funcionamiento de la infraestructura tecnológica mediante un sistema de gestión bien definido e implantado constituye la base para asegurar el buen funcionamiento del negocio. En este sentido, los entornos tecnológicos existentes en las empresas se hacen cada vez más complejos y los cambios en estos entornos se producen hoy en día a velocidades de vértigo, apareciendo nuevos servicios y/o productos rápidamente; por lo tanto, es imprescindible para las organizaciones conseguir que el Departamento de TI se adapte a la misma velocidad tanto a clientes como a empleados.